Biografía de Marcel Proust


Escritor francés nacido en París, el 10 de julio de 1871. Perteneciente a una familia acomodada, se cría en ambientes refinados y exclusivos que se reflejan en su obra, de carácter autobiográfico.Su padre, Adrien, era un médico célebre y su madre, Jeanne Weil, pertenecía a una familia judía alsaciana.

De frágil salud, recibió una esmerada educación, y ya de niño dio muestras de una gran inteligencia y sensibilidad. Estudió en el Liceo Condorcet y después derecho en la Sorbona y en la Facultad de Ciencias Políticas. Si bien en un principio se inclinó por la carrera diplomática, pronto abandonó sus estudios para relacionarse con la sociedad elegante de París y dedicarse a escribir. Frecuentó las tertulias literarias, lo que le dió la pauta para realizar un análisis psicológico de cada personaje de sus novelas, logrando un sinfín de caracterizaciones que abarcan los diversos matices del ser humano.

En 1892 fundó junto con Gregh, Halévy, Flers y La Salle la revista Le Banquet. Más tarde colaboró en la Revue Blanche con los seudónimos de Laurence y Horatio. En 1896 publicó su primera obra, Los placeres y los días, un volumen de ensayos que pasó inadvertido, aunque en él ya muestra dotes de observador para reproducir las impresiones recogidas en los salones de la ciudad. Este material lo emplearía con más eficacia en obras posteriores, como por ejemplo el ensayo La fin de la jalousie, que contiene la materia prima de Un amor de Swann.

Es el autor de En busca del tiempo perdido, monumental novela en siete partes considerada como una de las cumbres de la literatura universal. Obra de gran complejidad, constituye un estudio psicológico de la vida y el mundo que rodeó al autor y describe con minuciosidad la vida física y, sobre todo, la vida mental de un hombre ocioso que se mueve entre la alta sociedad. Toda la obra es un largo monólogo interior en primera persona, y en muchos aspectos es autobiográfica. El primer volumen, Por el camino de Swann, fue publicado en 1913 en una primera edición sufragada por el propio Proust y pasó desapercibido. A éste siguieron A la sombra de las muchachas en flor (que resultó un gran éxito y obtuvo el prestigioso premio Goncourt), El mundo de Guermantes (1920-21), Sodoma y Gomorra (1921-22), La prisionera (1923), Albertine desaparecida (1925) y El tiempo recobrado(1927). Las tres últimas partes, que Proust dejó manuscritas, se publicaron después de su muerte.

En la obra epistolar A un amigo compila la correspondencia mantenida por el autor con un amigo suyo entre 1903 y 1922. Fue autor también de una novela autobiográfica inacabada, Jean Santeuil, inédita hasta 1952.

En Proust convergen los ideales estéticos de la sociedad francesa y la extrema sensibilidad, capaz de captar hasta las manifestaciones más sutiles del alma humana para lograr una literatura profunda y hermosa. La importancia de las novelas de Proust reside no tanto en sus descripciones de la cambiante sociedad francesa como en el desarrollo psicológico de los personajes y en su preocupación filosófica por el tiempo. Proust exploró con valentía los abismos de la psique humana, las motivaciones inconscientes y la conducta irracional, sobre todo en relación con el amor. En busca del tiempo perdido, traducida a numerosos idiomas, hizo famoso a su autor en el mundo entero, y su método de escritura, basado en un minucioso análisis del carácter de sus personajes, tuvo una importante repercusión en toda la literatura del siglo XX.

Aquejado de asma desde su infancia, a los 35 años se convirtió en un enfermo crónico. Pasó el resto de su vida recluido, sin abandonar prácticamente nunca la habitación revestida de corcho donde escribió su obra maestra.

Murió en París el 18 de noviembre de 1922.

Otras obras del autor:

Crónicas
De la imaginación y del deseo
Ensayos literarios
La confesión de una joven y otros cuentos de noche y crimen
Máximas y pensamientos

© Copyleft Proyecto Espartaco
Invierno 2000 -

Responsables: Spartakku | THANATOSJ

Términos y condiciones de uso